Asesinan a Pastor por pandillas en represalia por sacar a jóvenes de las drogas

Hasta el domingo pasado, en Tacuba había un pastor evangélico que en menos de seis meses, sin un programa específico, sin presupuesto gubernamental y sin existir acuerdo con alguna autoridad, sacó de las pandillas a cinco o seis jóvenes. Eso lo dice la misma policía local y muchísima gente de ese municipio del departamento de Ahuachapán.

Quien hizo eso fue José Isaac García Zaldaña, un joven campesino sin estudios formales de teología, pero que desde temprana edad dio muestras de su liderazgo religioso y, sobre todo, de su honestidad.

De hecho, sorprende que algunos elementos policiales que actualmente están asignados a dar seguridad al municipio de Tacuba, defiendan con firmeza el trabajo de José Isaac a tal punto que podría parecer que era uno de sus aliados, pero en realidad no era así pues hasta él sufrió maltrato policial.

Tambien podria interesarle:

Pastor es devorado por cocodrilo durante masivo bautismo en lago de Etiopía

 

Por lo que desde hacía algunos meses, el pastorhabía comenzado a hacer obras cristianas para sacar jóvenes de las drogas, Según el testimonio de los agentes de policía que conocían al joven, García Zaldaña comenzó a ayudar a jóvenes necesitados del municipio de Tacuba.

Los policías defendían el trabajo que el joven pastor hacía en el municipio, y conocían de primera mano que el joven ayudaba de su propio bolsillo; Sin embargo, el pastor José Isaac García Zaldaña fue encontrado sin vida en horas de la mañana en un cantón cercano llamado El Rosario.

En la investigación de la policía se conoció que el pastor regresaba de dejar algunos víveres a una mujer a la que ayudaba en las cercanías, en la investigación también se expusieron que los principales responsables podrían ser los miembros de la mara Salvatrucha (MS-13).

Anteriormente el pastor recibia amenzas por las pandillas, En la versión de los familiares no descartan que las acciones de la pandilla hayan sido en represalias porque el pastor había salvado a más de seis jóvenes de las drogas.

“Fíjese que él predicaba tan bonito que los pandilleros llegaban por sí solos a escuchar los cultos. Como permanecían cerca de la iglesia, ellos solitos se iban a sentar a las sillas para escucharlo”, aseguró una persona que dijo conocer muy bien el trabajo pastoral de José Isaac, pero que pidió proteger su identidad.