Austria legalizó el suicidio asistido pese a la oposición de líderes cristianos

Recientemente en Austria entró en vigor desde el pasado 3 de enero una nueva ley, que permite el suicidio asistido para personas con enfermedades graves o incurables.

Esta La ley fue aprobada por el parlamento austríaco en diciembre después de una orden judicial. Con la nueva ley, las personas mayores de 18 años que tengan una enfermedad terminal o que padezcan una condición debilitante permanente podrán solicitar ayuda para realizar la eutanasia.

Anteriormente, la legislación castigaba la medida con una pena de 5 años de prisión. Cada caso será evaluado por 2 médicos, uno de los cuales es especialista en medicina paliativa. Deben determinar si el paciente puede tomar la decisión de forma independiente, informa Folha Gospel.

Tambien podria interesarle:

Reducen de 110 a 10 años la sentencia del camionero cubano Rogel Aguilera Mederos

 

Algunos de los pacientes tendrán que esperar 12 semanas hasta que se acepte la ayuda suicida, para evitar casos de convulsiones temporales. Para quienes padecen enfermedades terminales, el plazo será de 2 semanas.

Ademas de esto el gobierno austriaco también ha aprobado un presupuesto de 108 millones de euros para cuidados paliativos, para garantizar que «nadie elija la muerte si hay otras posibilidades».

El arzobispo austriaco Franz Lackner advirtió que la ley presenta en sus palabras «fallas inaceptables». El presidente de la Conferencia Episcopal de Austria expresó su preocupación de que los candidatos al suicidio asistido solo los evalúen dos médicos y no un psicólogo clínico o psiquiatra adicional.

El arzobispo Lackner advirtió que esto hace que el suicidio asistido sea una prescripción trivial. Ya que prácticamente no puede ser procesado a pesar de las demandas de la Corte Constitucional.

Señaló que el suicidio asistido se ha convertido en una práctica estándar en países donde se ha legalizado la eutanasia, Austria se encuentra ahora entre varios países europeos que han legalizado formas de muerte asistida, incluidos Bélgica , los Países Bajos, Francia, España, Suiza y Portugal .