Envenena a su hija en venganza por convertirse a Cristo

Recientemente el portal de Morning Star News denunció que un padre envenena a su hija en venganza por convertirse a Cristo

La joven del este de Uganda está en una complicada recuperación luego de ser maltratada físicamente y envenenada por su propio padre. Identificada como Hajat Habiiba Namuwaya de 38 años tuvo que huir de su aldea en Namakoko por presión de sus propios parientes.

La joven dijo que su madre le advirtió que la familia estaba planeando matarla y que compartió sus temores con el pastor, y él junto con su familia aceptaron acogerle y agregó que “por ello compartí abiertamente mi nueva vida en Cristo con mis amigos de las redes sociales, lo que ocasionó que mi familia se enterara”.

Podría interesarte: Pastor y su esposa fueron golpeados por hindúes

Envenena a su hija en venganza por convertirse a Cristo

El padre de Hajat le envió un mensaje en el que le avisaba que estaba en camino a la casa del pastor para supuestamente “arreglar las cosas”. Sin embargo, cuando se vio con su padre, Hajat comenzó a recibir golpes, y maldiciones en versos del Corán por abandonar su religión.

La mujer relató desde el hospital: “mi padre, Al-Hajji Mansuru Kiita, recitó muchos versos coránicos maldiciéndome y denunciando que ya no era un miembro de la familia” y agregó “empezó a golpearme y torturarme con un objeto contundente, haciéndome moretones en el cuerpo y finalmente me obligó a beber veneno, lo que me envió al hospital”

El caso de la Hajat no es el primero de su tipo, sino que muchos cristianos han sido exiliados por su fe, otros han sido perseguidos y asesinados por grupos terroristas adscritos al Estado Islámico. ONG’s como Open Doors, sitúan a Uganda como un país difícil para la práctica libre del cristiano, por la constante persecución a la que se enfrentan los cristianos.

¿Te gustó esta noticia?

Si te gustó esta noticia: Envenena a su hija en venganza por convertirse a Cristo. Síguenos en Facebook para leer oraciones, reflexiones y noticias como estas todos los días. ¡Dios te bendiga!