Ex homosexual se convierte a Cristo tras ser evangelizado «No nací gay»

Sabemos que Dios hace milagros y trae sanidades en cada vida, pero no es la excepción que el pueda transformar la vida del perdido, para Dios no hay nada imposible, cuando su poder te toca, el cambio comienza en ese mismo momento.

Dijo enfáticamente Emmitt Chang No nací gay”, , un hombre que creció entre mujeres y aprendió a odiar su masculinidad. Explicó que por tener gestos femeninos se sintió “intimidado por los chicos”.

Cuando «se ahogó en la homosexualidad”, como él lo describe, empezó a tomar medicamentos porque no le gustaba ser hombre. «No me sentía como un hombre», reveló, informa God Reports.

Tambien podria interesarle:

Transgénero dirige alabanza en iglesia evangélica de Brasil

 

En la actualidad el se describe a sí mismo como “liberado del deseo en relación con los hombres” y ademas afirma que ya no tiene inseguridad dentro de él. Durante un evento en la Iglesia de la puerta de Tucson, Chang dio su testimonio.

Su vida empezó a cambiar en 2015, cuando alguien se le acercó hablando de la Biblia y le ofreció un librito. “Lo leí porque quería ver si Dios me odiaba. Pero descubrí que no. El libro decía que todos los pecados son malos; y todos ellos son dignos de muerte, incluida la homosexualidad. Pero ese mismo pecado fue cubierto por la gracia», recordó.

Estaba tan convencido que entrego su vida a Cristo, Lo que realmente me ayudó a romper el control de la homosexualidad en mi vida es que ustedes realmente se parecen a los tipos que me intimidaron, pero me ayudaron a amarme como hombre. Me mostraron cómo debería encontrar a este hombre dentro de mí”, afirmó.

Chang se unió recientemente a la Infantería de Marina. “Nunca pensé que podría usar un uniforme como este”, dijo, mostrando su nuevo atuendo. “Estoy feliz de convertirme en un infante de marina y es un honor para mí hacerlo. Soy un libro abierto”, expresó al compartir que no le da vergüenza hablar de su pasado.

En su fan page  de Facebook, Chang escribió: “Me convertí en un poderoso hombre de Dios y nunca pensé que esto sería posible para mí. Mi fe fue recompensada de tantas formas que incluso pude escribir un libro. No sabía de lo que era capaz el hombre dormido dentro de mí”, concluyó.