Falso «Jesucristo» escapó de prisión y la policía lo busca por secuestrar a su propio hijo

Esta e sla Historia de Un hombre presidiario de origen ruso que escapó de una prisión, ha sido acusado de secuestrar a su hijo y huir con él a caballo; las autoridades los están buscando a ambos.

Las autoridades de la provincia argentina de Neuquén están buscando intensamente a un pequeño de 8 años y a su padre de 48.

Ademas Se sospecha que el hombre, un prófugo ruso que afirma ser Jesucristo, secuestró al niño el pasado lunes por la tarde en la ciudad de Añelo.

El Hombre sospechoso responde al nombre de Adrián Zaitsev, quien aparentemente padece de enfermedades psiquiátricas y estuvo encarcelado los últimos meses debido a violencia familiar.

Tambien podria interesarle:

Mujer de 86 años acepta a Jesucristo en su vida y es bautizada

De acuerdo con la información proporcionada por los medios, mientras estuvo preso, Zaitsev intentó escapar en dos ocasiones, aunque en ambas fue atrapado. En uno de sus escapes fallidos, junto a otro presidiario, repitió varias veces que era Jesucristo y que lo habían «crucificado».

«Ya me crucificaron y volví», dijo en una ocasión que fue encontrado dentro de un tanque de agua mientras intentaba fugarse de la prisión en la que estaba.

Fuentes policiales argentinas notificaron que el secuestro fue denunciado en una de las comisarías por los familiares del niño, cuyo nombre es Eric Rusakov, a horas de la madrugada de este martes, debido a que llevaba varias horas sin aparecer.

Los representantes del pequeño, que son sus parientes, le informaron a la policía que sospechaban del padre de Eric debido a que días atrás este se había aparecido en su casa; la cual está ubicada a unos cuantos kilómetros de Añelo.

En cuanto a la madre del niño, solo se sabe que reside en Bolivia y que no tiene ninguna relación con Zaitsev.

Claudio Vinet, director de seguridad de la ciudad, señaló que la hipótesis propuesta que más creen hasta el momento es que el ruso se llevó al niño y escapó con este en un caballo, puesto que un poblador informó que no puede encontrar a uno de sus animales.