Francia prohíbe el lenguaje neutro en escuelas

Francia prohíbe el lenguaje neutro en escuelas. Debido al impacto negativo que el lenguaje neutro tiene sobre la educación de los niños, Francia ha decidido prohibirlo por ser “perjudicial” para ellos.

El Ministerio de educación francés prohibió que el lenguaje neutro en todos los colegios franceses y alegaron que desde hace tiempo han estado tratando de acabar con ese tipo de lenguaje que afectan las terminaciones femeninas y masculinas de la pronunciación francesa.

El decreto emitido por la entidad expresó: “se debe evitar la denominada escritura ‘inclusiva’, que usa el punto medio para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra usada en masculino cuando se usa en cierto sentido”.

Podría interesarte: São Paulo quiere prohibir la publicidad infantil con temática LGBT

Francia prohíbe el lenguaje neutro en escuelas

Además en el decreto expresaron que “esta escritura, que se traduce en la fragmentación de palabras y acuerdos, constituye un obstáculo para la lectura y comprensión de la palabra escrita” y agregaron que este lenguaje imposibilitaba “transcribir textos verbalmente con este tipo de escritura”, dado que “dificulta la lectura en voz alta”

De igual manera, aseguraron que este tipo de lenguaje dificulta el aprendizaje, “especialmente para los más pequeños”. Según Jean-Michel Blanquer, ministro de educación francés el lenguaje neutro en la educación es un obstáculo para el aprendizaje de los más pequeños e hizo hincapié en los niños que tenían deficiencias en el área de escritura y lectura.

El ministro expreso que “colocar puntos en medio de las palabras representa una barrera para enseñar francés”. Por otra parte, la Academia Francesa también se opuso al lenguaje inclusivo, ya que alegan que es perjudicial para la comprensión del idioma.

¿Te gustó esta noticia?

Si te gustó esta noticia: Francia prohíbe el lenguaje neutro en escuelas. Síguenos en Facebook para leer oraciones, reflexiones y noticias como estas todos los días. ¡Dios te bendiga!