Hombre casi muere tras ayunar más de 30 días por un Lamborghini

Hombre casi muere tras ayunar más de 30 días por un Lamborghini. Un hombre que pertenece a la Iglesia de los Santos Resucitados, dej{o de comer por más de un mes para que Dios le diera el auto que tanto anhelaba.

Mark Muradzira, un zimbabuense, estuvo a punto de morir por hacer un ayuno de más de 30 días. El hombre creía que si ayunaba por 40 días y 40 noches, Dios le regalaría un Lamborghini. De acuerdo al portal “Mbare Times”, el hombre es líder juvenil de la Iglesia y se fue solo a unos cerros para evitar comer cualquier tipo de alimento.

El hombre creía que luego de completar su ayuno, se haría realidad su sueño de poder tener el Lamborghini, por lo cual no se rindió en ningún momento, pero un amigo de Muradzira logró encontrarlo en el cerro y no lo reconoció, dado que estaba en terrible estado de debilidad debido al hambre, ya que tenía 33 días y 33 noches sin comer.

Podría interesarte: Fallecen pastores en un accidente automovilístico

Hombre casi muere tras ayunar más de 30 días por un Lamborghini

El amigo de Muradzira lo llevó a un hospital donde fue hospitalizado por el nivel de deshidratación que presentaba. Según medios locales, se espera que el hombre se recupere completamente de manera progresiva.

El hombre de 27 años se encontraba desempleado y el obispo Mawuru, líder de su iglesia, declaró que Muradzira debió haber ayunado por un empleo. Sin embargo, los miembros de su congregación se unieron para reunir el dinero del vehículo y comprarlo, pero desistieron al saber que tenían que abonar cerca de 400.000 dólares para poder tener el modelo que tanto deseaba el hombre.

El dinero recaudado no se desperdició, dado que la Iglesia dispuso de ese dinero para pagar el tratamiento, la hospitalización y la recuperación absoluta del hombre.

¿Te gustó esta noticia?

Si te gustó esta noticia: Hombre casi muere tras ayunar más de 30 días por un Lamborghini. Síguenos en Facebook para leer oraciones, reflexiones y noticias como estas todos los días. ¡Dios te bendiga!