Imagen viral de enfermera abrazando a un bebé grave con el Covid-19

Matteo Maurizio con tan solo siete meses de vida. El 3 de marzo tuvo que ser ingresado en el hospital pediátrico Salesi de Ancona (Italia), a causa de algunos trastornos intestinales. Tanto él como su madre dieron positivo en los test de coronavirus, así que los médicos tuvieron que separarles.

El bebé se encontraba solo en la UCI y una enfermera, protegida con EPI, decidió acostarse a su lado y acariciarle y consolarle. Las cámaras internas del hospital captaron el tierno momento en una imagen que ha conmovido a las redes sociales.

Cuando le dijeron que tanto ella como su bebé tenían Covid-19, Roberta Ferrante entró en pánico, porque no podía quedarse con su hijo en el hospital. Por suerte, según recoge el diario La Stampa, «un médico vio mi estado de ánimo y me dijo: ‘No dejaré a tu hijo hasta que resolvamos el problema».

Tambien podria interesarle:

 

A las dos de la madrugada, el niño fue sometido a una ecografía que reveló que necesitaba cirugía, pues presentaba una invaginación intestinal, «una de las complicaciones más frecuentes en el intestino, cuando el Covid afecta a los niños», Confirma Alessandro Simonini, director del hospital.

Hasta que finalmente el bebé pasó por quirófano esa misma noche y a las 7 de la mañana, el cirujano informó a la madre de que la operación había sido un éxito. El bebé fue trasladado a la sala de anestesia y reanimación, mientras que la madre fue enviada a casa, en cuarentena.

A los dias el bebe fue mejorando su condición, mientras su madre estaba en casa esperando noticias para poder verle. «siendo todavía positiva nos metieron a mí y al bebé en una habitación aislada y sellada, con el personal entrando en las necesidades mínimas y así estuvo durante tres días». comenta la madre Roberta.

«Matteo estaba lleno de tubos y sueros, pero al menos estábamos juntos. Mi marido no podía estar presente por el riesgo de infección. No olvidaré a mi hermano, que se quedó bajo la ventana de la habitación para darme fuerzas. Aunque en agosto ya tuve que dar a luz sola, este ingreso fue más duro». continuo.

La enfermera quien fue captada por las camaras de seguridad compartio que ella tomo la decision de estar con el bebe por que tambien tiene hijos, y sintio el deseo de ayudar en su recuperacion.»Acostarse junto al bebé fue un gesto espontáneo, yo también soy madre» expreso Katia Sandroni.

De hecho, muestra su sorpresa por el revuelo que ha provocado la fotografía, ya que con 42 años y 20 de profesión, asegura que le «parece normal abrazar a un niño solo y con dificultades».

«Yo estaba allí, pero cualquier colega podría haber salido en esa foto. Cuidar a un pequeño paciente como Matteo significa para todos nosotros hacer que se sienta bien, no sólo con tratamientos médicos». concluyo.