Los Islamistas entierran vivo a un cristiano en un hormiguero

A lo largo de los años los islamitas han estado persiguiendo a miles de cristianos, cometiendo actos inhumanos. ejecutando y matandoles por causa de su Fe.

Algunas fuentes indican que los  familiares de Saban Sajabi, ex maestro islámico convertido en cristiano, le tendieron una trampa para terminar con su vida en Uganda.

Los familiares musulmanes, contrataron a un grupo de malechores mercenarios, para que lo enterraran vivo en un hormiguero el mes pasado, informa Morning Star News.

Saban Sajabi, contaba con la edad de 32 años, en el pasado se dedicaba a enseñar el islam en varias mezquitas y escuelas en el este de Uganda., Hasta que uno de sus tios lo convirtió a la fe en Cristo en 2015.

Tambien podria interesarle: Capturan en vídeo una tormenta eléctrica que deletrea el nombre de JESÚS

Por causa de su conversión, los miembros de su familia lo amenazaron. por esa razón, dejó a su esposa e hijo musulmanes y huyó a la ciudad de Jinja para poder protegerse.

De la misma forma Saban Sajabi , recibió muchisimas amenazas después de casarse con la cristiana Sarah Birungi en 2016. Las advertencias y amenazas continuaron hasta el presente año 2021.

Un ultimo mensajes de texto que recibió de un familiar decía: “Si te pasa algo, infórmate que no te ayudaremos, especialmente en este momento del Covid-19. Nuestro consejo es que regrese al islam, la religión de la familia”. Decia.

La esposa Sarah Birungi reveló que, Saban Sajabi recibió el pasado 14 de julio una llamada telefónica de un pariente que le decía que el tío que lo convirtió a Cristo, Shadrach Hasakya, sufría una enfermedad grave. “Sin perder el tiempo, dejamos Jinja de inmediato”, dijo Sarah.

No obstante Sajabi continuaba recibiendo llamadas del pariente mientras se dirigían a Kabula. Al llegar, fueron recibidos calurosamente por taxistas de motocicletas que se ofrecieron a llevarlos a la casa de Hasakya en Kabula.

Pagaron por un motociclista cada uno de los familiares, para que los llevara a la casa del tío, y al llegar a un pantano, el que llevaba a Sajabi dijo que se había quedado sin combustible.

Ellos Continuaron otros 100 metros, empujando la motocicleta sin combustible, hasta que llegaron a la casa de uno de los vecinos de Hasaka en Kabula.

Sarah Birungi  manifestó “Inmediatamente llegaron otras dos motocicletas con tres hombres cada una Y comenzaron a golpear a mi esposo y luego lo arrastraron a un hormiguero cercano, excavaron en él y empujaron su cabeza hacia adentro, quitándole la vida”

Sarah Birungi, tuvo que ser hospitalizada por una fuerte depresión y trauma durante 18 días en Jinja. y a causa de lo vivido ahora teme en que a ella y sus hijos puedan morir.

“Recuerdo vívidamente las advertencias que me dieron antes y después del asesinato de mi esposo», comento.