La casa Blanca instala altar para «honrar a deidades» en el Día de Muertos

La Casa Blanca este año se unió a la celebración tradicional de México por el Día de Muertos y colocó un altar haciendo homenaje a dichas costumbres y a la virgen de Guadalupe, todos deidades.

Desde el lugar de residencia donde vive el presidente Biden, su administración instaló un altar, donde con calaveras, comida, velas y muchas flores de colores se les rinde culto a los familiares fallecidos; esta fue una “ofrenda de amistad” de EE.UU hacia el país latino.

“Feliz Día de los Muertos de la Administración Biden-Harris. Hoy y mañana, el Presidente y la Primera Dama reconocerán el Día de los Muertos con la primera ofrenda ubicada en la Casa Blanca”, expresó en español el twitter de la Casa Blanca.

Tambien podrá interesarle:

Transgénero dirige alabanza en iglesia evangélica de Brasil

 

El altar fue ubicado en el ala este de la propiedad presidencial. Tiene un gran cuadro con la imagen de la virgen de Guadalupe, expresión religiosa característica de México. Debajo de ella estaba un cuadro más pequeño con varias calaveras y la frase de “Día de Muertos” en español e inglés firmada por “Joe & Jill”, el presidente y la primera dama.

«Para el presidente Joe Biden y la Primera Dama, Dr. Biden, es importante esta ofrenda que honra a los seres queridos que ya no están con nosotros y resalta las tradiciones de nuestra gente», reveló un funcionario del gobierno a nombre de la pareja.

«El altar del Día de Muertos con el que la Casa Blanca honra la memoria de quienes se han ido y las tradiciones más profundas de México. Nos llena de mucha satisfacción», expresó Esteban Moctezuma, embajador de México en EE.UU.

El pueblo cristiano debe mantenerse apercibido y en oración por estas y más personas que no conocen la verdad detrás de un homenaje a familiares fallecidos; en el nombre de Jesús esperamos que todos puedan recibir libertad espiritual.

36.6 millones de personas que viven en EE.UU son de origen hispano, por lo cual esta celebración ha alcanzado una popularidad mucho más grande, acompañado de la fama de la festividad mostrada en la película de Disney, Coco.