Mujer al borde de la muerte testifica que Dios salvo su vida

El poder de Dios es tan grande, no hay limites, cuando clamamos y confiamos en el todo es posible para nosotros, el cuida de cada uno de nosotros.

Trabajando como capitán en el Departamento de Bomberos de Oxford, Carolina del Norte (EE. UU.), Clifton Peace se ha enfrentado a varios accidentes graves en su carrera. Pero el hecho del 31 de septiembre de 2016 marcó su vida.

Esta es la Historia de Una joven con su hija de 2 años chocó su auto a gran velocidad. Cuando se acercó el Capitán Peace, se sobresaltó: la chica era su prima. “No pude hacer nada más que llamarla por su nombre. Y ella no respondió”, le dijo a CBN News.

Tambien podria interesarle:

Polemico Monumento de la ONU causa incertidumbre por similitud con la «Bestia del Apocalipsis»

 

Su nombre es  Lakeisha Daye, de 24 años, fue sacada de los escombros. Su hija, que estaba atada a su asiento de seguridad, fue llevada al hospital con heridas leves. Clifton recuerda que su prima «respiraba pero estaba sin vida en ese momento».

La joven Lakeisha fue revivida y llevada al hospital. y las lesiones provocadas por el accidente fueron graves: sufrió daño cerebral, lesiones en la columna y en la cavidad torácica, así como múltiples fracturas.

“No tenían grandes expectativas de que ella sobreviviera las próximas horas”, dijo Michael, padre de Lakeisha, La presión dentro del cráneo de Lakeisha comenzó a aumentar, disminuyendo aún más sus posibilidades de vida. Su familia luego clamó por un milagro.

“Empezamos a creer en Dios que ella vivirá y no moriría Fue entonces cuando comenzamos a declarar ”, dijo Michael. Como resultado, en dos horas, su cerebro dejó de hincharse y su presión arterial volvió a la normalidad., su familia y amigos nunca dejaron de orar por ella, creian en ese milagro que Dios podria hacer en ella.

Kennedy, la hija de Lakeisha, fue dada de alta al día siguiente con una clavícula rota y un corte en la cabeza. Pero la batalla de Lakeisha recién comenzaba. La semana siguiente, se sometió a varias cirugías para curar sus heridas.

Mientras tanto, su iglesia y su familia continuaron orando. “La mantuvieron en coma, ya sabes, porque tenía mucho dolor. Simplemente pusimos su vida en las manos de Dios y le pedimos que guiara a los médicos y les mostrara qué hacer”, dice Carla, la madre de la joven.

Después de una semana y media, los médicos decidieron reducir los sedantes. Ella estaba consciente y era capaz de comunicarse. Lakeisha recuerda: «No sabía lo que estaba pasando»

“Cuestioné mucho a Dios. ¿ Por qué me ha ocurrido esto a mi? ¿Por qué el Señor no me dejó morir? ¿Por qué permitiría el Señor que alguien se quedara aquí para pasar por todo este dolor y sufrimiento? Pero sé que Él tiene un plan más grande y no me dejaría. Todavía no me ha dejado”, recuerda la joven.

Ademas relata que Después de dos meses y medio en el hospital, Lakeisha fue dada de alta para regresar a su casa y continuar con su rehabilitación. Ella y su familia creen que solo hay una razón por la que está aquí hoy: las oraciones.

“La oración fue la clave de todo esto. A los guerreros de la oración, les agradecimos por orar por ella, pero esa era la clave, orar. Cumplió el deseo de nuestro corazón. Todas nuestras oraciones han sido respondidas”, reconoce Michael.

El dia de hoy, Lakeisha comprende por qué Dios la hizo pasar por esta experiencia. “Sé que mi propósito ahora es ministrar a las personas y llevarlas a Dios. Y trato de darles esperanza y motivación para que vean hasta dónde me ha llevado. Y eso también les puede pasar a ellos”, comentó