Mujer de 86 años acepta a Jesucristo en su vida y es bautizada

Una experiencia muy hermosa, la cual a vivido Joy Stamey, una anciana de 86 años de la Iglesia Liberty Live en Hampton, Virginia, describió que haberse bautizado es «lo mejor que ha hecho en su vida».

A pesar de ser una creyente desde una edad temprana, Stamey dijo que había pospuesto el bautismo durante mucho tiempo debido a una mala experiencia relacionada con el agua. Todo esto cambió en los últimos meses a medida que Stamey comenzó a reflexionar cada vez más sobre el siguiente paso del bautismo.

“Toda mi vida he tenido miedo de (bautizarme), así que simplemente lo pospuse y dije que me las arreglaría sin él. Pero a medida que fui creciendo, me puse a pensar en ello y decidí hacerlo”, afirmó Stamey, informa God Reports.

Tambien podria interesarle:

Mujer al borde de la muerte testifica que Dios salvo su vida

 

Igualmente, añadió que: “Pensé que mis hijos estarían orgullosos de mí y sabía que eventualmente tendría que bautizarme, y ahora estoy muy feliz por eso. Me sentí muy bien después».

El pastor de Liberty Live, Zac Ethridge, aseguró que su acto de obediencia lo ha inspirado a él y a otros en la iglesia a hacer lo que sea necesario para obedecer a Cristo.

Los voluntarios de la iglesia comenzaron levantando suavemente a Stamey mientras estaba en su silla de ruedas por las escaleras hasta la ubicación del baptisterio. Luego, los voluntarios ayudaron a llevarla al agua y la apoyaron en un taburete que usó mientras estaba en el agua.

Tambien, el pastor Ethridge habló de la expresión adecuada de alegría y paz que Stamey usó después del bautismo. Él le dijo que a pesar de que todas estas personas estaban allí apoyándola. En realidad era ella la que los estaba inspirando.

“Le dije a Joy: ‘Si estás dispuesta a obedecer a Jesús en el bautismo, ¿qué excusa tenemos para no hacer lo que Dios nos llama a hacer?’”, Señaló Ethridge.

Por último, agregó que: “Puede que haya algo más por lo que estamos poniendo excusas. Solo traté de animarla y hacerle saber cuánto significaban su fe y obediencia para mí personalmente y para todos los que estaban allí», concluyó el pastor.