Nadadora rompe el récord olímpico y le agradece a Dios

Nadadora rompe el récord olímpico y le agradece a Dios. La nadadora sudafricana Tatjana Schoenmaker estableció un nuevo récord olímpico en los 200 metros braza femeninos durante la ronda preliminar del miércoles (28), con un tiempo de 2:19:16.

Schoenmaker ya había batido un récord olímpico en Tokio, en las eliminatorias de los 100 metros braza, con un tiempo de 1:04:82. Tatjana ya había batido un récord olímpico en Tokio, en las eliminatorias de los 100 metros braza, con un tiempo de 1:04:82.

El pasado lunes 26 de julio, Schoenmaker ganó medalla de plata en el evento de 100 metros, lo que la convierte en la primera medalla de natación femenina de Sudáfrica desde 2000. Al hacer historia para su país y para el deporte femenino, la deportista de 24 años no dejó de dar gloria a Dios.

Podría interesarte: Atleta cristiano agradece a Dios tras ganar su tercera medalla olímpica

Nadadora rompe el récord olímpico y le agradece a Dios

Debajo del gorro de baño, Schoemaker llevaba un gorro blanco con las palabras en latín “Soli Deo Gloria”, que significa “Gloria solo a Dios”, impresas sobre el símbolo del pez, que representa a Jesucristo. El 23 de julio, de camino a Tokio, Schoenmaker publicó una oración en las redes sociales sobre su anticipación por los Juegos Olímpicos.

“Padre Dios, que se haga tu voluntad, que tu paz nos llene, que te alabemos sin importar cuál sea el resultado, que tu fuerza nos fortalezca para darnos a todos y que estemos eternamente asombrados por tu bondad. Gracias por traernos a este momento”.

Dar la gloria a Dios ha sido un sello distintivo de Schoenmaker, especialmente en las redes sociales. “Mi nombre es temporal, pero el de Dios es eterno”, recuerda el nadador. “Mantengo mis ojos siempre en el Señor. Con Él a mi derecha, no seré conmovido”.

¿Te gustó esta noticia?

Si te gustó esta noticia: Nadadora rompe el récord olímpico y le agradece a Dios. Síguenos en Facebook para leer oraciones, reflexiones y noticias como estas todos los días. ¡Dios te bendiga!