Población arremete y saquea iglesia y prende fuego al auto de un pastor

Este acontecimiento es muy sencible donde Un pastor, acusado de ser padre de un bebé producto de una relación extramarital, está siendo blanco de la furia de la población de Caucaia, Brasil, por supuestamente esconder el cuerpo del recién nacido en una alcantarilla.

Jamile Rolim da Silva la madre del bebe, joven de 20 años, supuestamente mató al bebé poco después del nacimiento y le pidió al pastor Antônio Cardoso Cunha, de 36 años, que se deshiciera del cadáver.

El crimen ademas comenzó a desmoronarse, después de que Jamile buscara atención médica quejándose de dolor. Al ser examinada, los médicos descubrieron que había dado a luz y la interrogaron sobre dónde estaba su bebé.

Tambien podria interesarle:

Pastor es agredido a latigazos mientras predicaba «¡Quítate satanás!»

 

Después de dar la siguiente información al equipo médico, llamaron a la policía y comenzaron a buscar. El cuerpo fue encontrado en una alcantarilla, y los vecinos del barrio Marechal Rondon se indignaron y empezaron a tomar represalias contra el pastor, quien sería el padre del niño.

Cuando finalmente se encontró el cuerpo del bebe, la población prendió fuego al automóvil del pastor y saquearon la iglesia. La agitación, descrita como un «campo de guerra» por el periódico O Povo , requirió una acción enérgica por parte de la policía para ser contenida. Tanto la madre del niño fallecido como el pastor fueron detenidos.

Algunos videos que fueron tomados por algunos de los propios residentes, muestran a personas derribando las puertas de la Kombi que fue utilizada por Cunha, mientras que otras personas invadieron el templo y comenzaron a robar objetos.

Ademas que la situación fue una oportunidad para los especuladores, ya que en uno de los videos aparece un hombre cargando una lata de gas a la espalda. También se retiraron otros objetos, como sillas y equipos electrónicos utilizados en el templo.

durante toda esa  agitación que transcurria, los primeros policías que respondieron al incidente solicitaron un refuerzo del Comando de Rondas Policiales y Acciones Intensivas y Ostensibles, que estaba en el lugar y ayudó a dispersar a la gente.

Luego, otros vehículos de la policía regional acudieron al lugar, y se llamó al Departamento de Bomberos, para controlar el incendio en el auto del pastor.

El caso está siendo investigado por el Departamento de Homicidios y Protección de Personas (DHPP) de la Policía Civil de Brasil, que ya solicitó peritaje sobre el cuerpo del bebé, que pesaba poco más de 3 kg, y ha imputado a Jamile y Cunha en flagrante delito de homicidio y ocultación de cadáver el pasado lunes 8 de noviembre, según informa el portal brasileño G1.