Solo el Señor te hace vivir confiado

Confía en Dios, solo en Él hallarás la paz

Solo el Señor te hace vivir confiado. Tal vez, muchas veces has pensado en quien puedes confiar ciegamente y crees que no hay nadie en quien depositar tu confianza, pero si no confías en Dios, entonces ¿en qué o en quién depositarás tu confianza?

Muchas veces hemos pensado en el dilema de la confianza, con la gran interrogante: ¿en quién podemos confiar? Y si hemos pasado por tracciones de confianza con amigos, parejas, etc., y sentimos que el mundo no nos entiende ¿en quién confiamos?

La confianza del ser humano suele ser puesta en personas o alguien cercano que creemos fiable y le entregamos nuestra confianza ciegamente, pero ¿Qué sucede cuando nos decepcionan? Ya sea por situaciones sin intención o con intención, sentimos que todo está perdido.

Solo el Señor te hace vivir confiado

Pero si crees en Dios, tu Señor, podrás vivir en paz y confiado. Porque, aunque depositemos nuestra confianza en otras personas, nos daremos cuenta que cuando todo falla, solo Dios está ahí para darnos su mano amiga y ayudarnos.

La vida suele ser cuesta arriba y todo puede fallar, pero quien nunca nos fallará será nuestro Señor Jesucristo. No obstante, cuando nos encontramos en las peores situaciones, donde nos embarga la angustia y la preocupación, olvidamos que Dios nos escucha y podemos recurrir a Él.

En el Antiguo Testamento, el rey David depositó su confianza en Dios y cuando se veía acechado por sus enemigos, él convencido de la grandeza de Dios, confiando en su amor y perdón le dice: “Ten misericordia de mí, y oye mi oración”.

Confía siempre en el Señor

Así como David, nosotros debemos confiar en el Señor, porque solo el Señor te hace vivir confiado pero la mayoría de las veces olvidamos que Dios es nuestro mejor amigo y que nos escucha siempre.

Recuerda siempre el Salmo 4:8 “en paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Señor me haces vivir confiado”. Así que no dudes en quien poner tu confianza, porque si confías en Dios, no te sentirás nunca desamparado.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *