«Soy libre ¡Gracias Jesús!» Ex adicto llora tras ser bautizado

Todos nos hemos sentido libres en el mundo en el que recibo de esa visitación del Espiritu Santo, no importa cual sea el pecado, cuando estamos ante su presencia el nos hace libre de toda maldad.

Este fue el caso de este joven que fue rescatado de las calles se mostró muy conmovido al ser bautizado tras haber recibido a Jesús en su corazón, aseguro ya no estar preso de su pasado.

La vida de Jonatha da Cruz Conceição no fue fácil. Creció en una familia cuyos padres eran drogadictos, por lo que a los 10 años fue abandonado por ambos junto con sus dos hermanitas, informa Junta de Missões Nacionais.

Tambien podria interesarle: 

«Vi a Jesús» Adolescente despierta del coma asegurando que estuvo en el cielo

 

Y Como resultado, los tres niños se fueron a vivir a la calle. Jonathan pidió limosna en los autobuses y pidió comida en restaurantes para alimentar a sus hermanas. Un año después, en esta situación, fueron encontrados durmiendo en un cartón en la calle por el Consejo de Tutela y llevados a un albergue.

luego de  seis días después, el hogar de acogida informó a los hermanos que sus padres habían fallecido. La madre de VIH y el padre asesinados en prisión. Los huérfanos vivieron en el refugio hasta los 18 años.

Jonathan tuvo una recaida y siguió el camino de sus padres hasta la edad adulta y se convirtió en adicto a las drogas. “Toqué fondo hasta que perdí la confianza de mis hermanas. Dijeron que si no salía de esa situación me dejarían a un lado ”, dijo el joven a la Junta de Missões Nacionais.

El joven tuvo que pedir oración para fortalecer su lucha contra las drogas. “Les pedí a los misioneros que oraran por mí. Y en ese momento decidí entregar mi vida totalmente a Dios. La Palabra de Dios está siendo crucial para mi transformación”, explicó.

El ex adicto se bautizó en Cristolandia y comenzó a vivir una nueva vida en Cristo, lejos de las drogas. Al levantarse de las aguas, levantó las manos al cielo y lloró cantando la canción de Fernandinho “Eu sou Livre”.

“El momento del bautismo fue muy especial para mí. Hoy sé que Jesús es mi única esperanza. Decidí morir para el mundo, nacer de nuevo y vivir para Cristo”, concluyó Jonatha.